Embarazo y problemas dentales

Durante el embarazo, y debido a los muchos cambios hormonales, las encías de las mujeres se vuelven mucho más sensibles por lo que es habitual sufrir frecuentes dolores en los dientes. 

También hay que tener en cuenta el efecto del ácido del vómito, muy presente por las tan molestas nauseas que desgasta el esmalte aumentando así el riesgo de caries y empeorando la sensibilidad dental.

Más de la mitad de las mujeres embarazadas sufren gingivitis a raíz del aumento de progesterona y estrógenos, que incrementa el flujo sanguíneo de las encías, facilitando su enrojecimiento e inflamación y posterior sangrado al cepillarse los dientes.

El riesgo se encuentra en no tratar a tiempo la gingivitis por los profesionales adecuados ya que se puede convertir en periodontitis, una infección que llega a destruir el hueso donde se insertan los dientes y los tejidos adyacentes. Esta enfermedad periodontal supone un peligro para el bebé al aumentar las posibilidades de que se adelante el parto y que por tanto nazca bajo de peso.

Para evitarlo la profilaxis, comúnmente llamada limpieza, es esencial para la prevención de la salud oral durante el embarazo y es recomendable realizarla durante el primer trimestre. 

Además, si es necesario, de acuerdo con la opinión experta de los cirujanos maxilofaciales de CRU, el segundo trimestre es el más indicado para realizar las exodoncias que deban producirse.

Es imprescindible y más importante que nunca acudir a revisión y ante cualquier consulta no lo dudes y confía en los mejores especialistas que sabrán tratar el problema en cuestión con toda la confianza que la futura mamá necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat