Prótesis dentales

Prótesis removibles

La prótesis convencional es una alternativa viable, aunque cada vez más en desuso, a la colocación de implantes para la restauración de los dientes perdidos.

Pueden ser prótesis completas o parciales, en función del número de dientes que tengamos que reponer.

Las prótesis parciales removibles (o PPR), son aquellas con las que restauramos un número concreto de dientes, ayudándonos mediante ganchos sujetos en los dientes adyacentes los que faltan para que la prótesis sea más cómoda.

Las prótesis completas removibles son aquellas con las que reponemos todos los dientes de una arcada perdidos. En estos casos no podemos poner ganchos que nos ayuden a la sujeción de esta.

Este tipo de prótesis se pueden fabricar solo de resina o en combinación de metal con resina (prótesis esqueléticas), aunque para decidir cuál podemos poner hay que individualizar cada caso, valorando al paciente, los dientes presentes en boca y los tejidos blandos.

Sonreir no gasta electricidad y genera mucha luz

Prótesis fija sobre dientes

La prótesis fija sobre dientes es aquel tipo de prótesis que el paciente no tiene que quitarse los dientes que estamos reponiendo con ella.

Las usamos en casos de pacientes que han perdido pocos dientes o que tienen dientes adyacentes a las ausencias que tenga. En estos casos son los propios dientes sanos que tenga el paciente los que nos sirven de apoyo y sujeción de los que vamos a reponer, usando coronas (o fundas) adheridas a los dientes que quedan.

Este tipo de prótesis ha sido y es ampliamente utilizada, aunque cada vez se utiliza más en casos en los que por diferentes motivos no podemos colocar implantes para rehabilitar las ausencias.

Además, en relación con los materiales utilizados, los avances científicos han permitido que cada vez sean más los que disponemos para que la rehabilitación de la función y la estética perdidas sea más natural y mimética con el diente natural de los pacientes.

En los casos que decidimos tras evaluar al paciente y decidir que este es el tratamiento idóneo para el caso, lo primero que hacemos es un encerado diagnóstico del paciente con el que podremos probar en boca cómo quedará la restauración, permitiendo al paciente verse antes de tocar los dientes de forma definitiva, y que nos facilitará posteriormente la confección de un provisional, lo que hará que el paciente nunca se vea sin dientes, con los dientes pequeños ni sufriendo molestias como la sensibilidad.

Aun así, el único inconveniente que presentan este tipo de prótesis es que para colocarlas tenemos que tallar los dientes adyacentes a los que faltan, por lo que no podrán volver a tener su estructura inicial.

Casos clínicos
Abrir chat